Entrenamiento Personal de Yoga y Mindfulness en Discapacidad Física

Esta iniciativa nace de la necesidad que he observado en mi trabajo como Terapeuta Ocupacional en el Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Universitario de Cabueñes.

Algunas personas que por diversas enfermedades se veían limitadas físicamente, que necesitan ayudas técnicas para las actividades de su vida diaria, la deambulación, o incluso que se desplazan en silla de ruedas, me manifestaron interés por mis actividades como instructora de Yoga Tibetano.

El verdadero yoga es un trabajo de superación de los propios límites físicos y mentales, y un trabajo de autoconocimiento y desarrollo personal propio y diferente en cada persona. Por lo tanto, toda persona, sea cual sea su condición física en este momento, puede verse beneficiada de las prácticas de yoga y mindfulness.

Cada persona va trabajando para mejorar, superar límites que la mantienen bloqueada, respirar con amplitud y así poder oxigenar y nutrir adecuadamente cada rincón de su cuerpo,  para abrir espacio en su mente y su corazón, soltar tensión y miedos, aliviar el dolor físico y emocional, para conectar con la paz y el gozo interior que todos poseemos. Y en definitiva seguir creciendo en la vida, pase lo que pase.

El trabajo del Yoga Tibetano es muy amplio, incluso si fueses una persona con movilidad reducida grave podrías beneficiarte de este programa. Algunos ejemplos en este caso son:

  • Ejercicios de respiración: ayudan a desbloquear zonas físicas y energéticas donde no puede fluir adecuadamente la sangre, el oxígeno, los nutrientes y la energía vital (con todos los enormes beneficios que esto conlleva a todos los niveles: físico, emocional, mental y espiritual)
  • Yoga facial: a través del cual se trabajan otras partes del cuerpo.
  • Ejercicios, movimientos y asanas de yoga:  si existe algún tipo de movimiento por pequeño que este sea,  partiremos de ahí para ir superando todos los límites que sean posibles.
  • Mantras: son sonidos que ayudan a armonizar a la persona, aportan serenidad y alegría interior.

A todo esto, se le añaden las prácticas Mindfulness proporcionando un entrenamiento mental para afrontar mejor las dificultades físicas y emocionales. El mindfulness aporta herramientas para desarrollar resiliencia, afrontar el dolor físico y emocional; probado por numerosos estudios científicos.

El mindfulnelness ayuda a la aceptación de la situación vital personal, lo cual, ya supone soltar mucho dolor y tensión producida por la resistencia a las circunstancias. Se trata de una aceptación activa, pues es más fácil buscar recursos, formas de motivación, salidas creativas para encontrarse mejor, etc., cuando se acepta la situación que cuando se vive desde la resistencia o resignación, que por lo general llevan a una desmotivación profunda o depresión.

Esta es una iniciativa, que creo puede ayudar a  mejorar la calidad de vida, a aportar paz y alegría a personas que lamentablemente se,  por experiencia en mi trabajo, sufren mucho. Además mi formación como terapeuta ocupacional proporciona a este entrenamiento personal una perspectiva aún más integral, puesto que nuestro objetivo final en la intervención es que la persona pueda ser lo más independiente posible en las actividades de su vida diaria: valoramos e intervenimos en la dimensión física, psicológica y cognitiva, así como en las posibles barreras del hogar y su entorno, además de informar y entrenar en las ayudas técnicas o productos de apoyo que puedan ser necesarios, para finalmente mejorar, la calidad de vida de las personas con discapacidad.

Una persona con una movilidad reducida grave posiblemente no pueda conseguir ser independiente en las actividades de la vida diaria, pero si podrá desarrollar la libertad de poder decidir como posicionarse ante la vida, como afrontarla y desarrollar cualidades interiores que le proporcionen bienestar. Incluso puede descubrir cualidades escondidas a desarrollar, abriendo una nueva perspectiva no contemplada a causa de una mente encerrada en el dolor. Cuando una mente y un corazón se abren la creatividad que de ello puede surgir es sorprendente.

El Yoga Tibetano y el Mindfulness caminan en esta dirección tan humana y hermosa de la vida, liberando el sufrimiento, que todos poseemos, y proporcionando en su lugar paz y una alegría diferente a la habitualmente conocida.

ACLARACIÓN: Ni el yoga tibetano, ni el mindfulness son religiones. Cualquier persona puede verse beneficiada tanto pertenezca a alguna religión como si es agnóstica o atea. Si sigues alguna religión seguramente te acercará a vivirla de forma más plena y positiva, y si no  tienes ninguna, lo que seguramente ocurrirá es que te conectará con lo espiritual, es decir, te conectará más profundamente con tu interioridad, con las demás personas y seres vivos, además de con la naturaleza y el planeta que todos habitamos.

Los entrenamientos personales pueden realizarse en el propio domicilio.

Pide información entrando aquí contacto y rellenando el formulario. También puedes llamar por teléfono o enviar un WhatsApp al 646 44 99 69

Pinchando aquí podrás ver mi formación.