MINDFULNESS Y MEDITACIÓN, REFLEXIÓN Y CONSCIENCIA

POSEÍDA POR LA IRA: UN CAMINO PARA DISOLVER LAS EMOCIONES AFLICTIVAS.

Asaltada intensamente por una de las emociones más negativas, la ira. La ira junto al cansancio físico y mental me visitan, trayendo consigo una brisa espesa, que por momentos me azota como remolinos de viento huracanado.  El dolor interior emerge a la superficie, como si  pujara para sacar la basura a borbotones.

Me he tumbado en silencio a observar esta revolución interna, a perderme en mis miserias por unos minutos, y a reflexionar sobre lo que tantas veces explico a mis alumnos, sobre el manejo de las emociones.  Posiblemente, intuyo,  les ofrezco  una imagen serena con leves emociones aflictivas. Sin embargo, ¿cuántas veces os digo que si? Que tengo conflictos sin resolver, que de vez en cuando “meto la pata” y caigo en la inconsciencia… Cierto que también añado…, “aunque de otra manera”.

Sin embargo, en esta reflexión invadida por el desasosiego, me siento por un momento un fraude. Tengo ganas de ahogar a mi marido, o gritarle diciéndole que apague esa música  jazz desquiciante que pone a todas horas. Por un momento, escucho esa voz interior de mi cabeza diciéndome que no estoy a la altura de lo que enseño… ¿Cómo es posible que me invada tanta ira?… Hacía mucho que no la sentía de esta forma tan intensa.

Afortunadamente, el trabajo personal de estos años, ha abierto una amplia brecha por donde penetra la luz de la consciencia para rápidamente darme cuenta, que estoy lejos de aquella oscura inconsciencia que en un tiempo me envolvió. Me doy cuenta, que aunque por momentos pueda descuidar mi mirada a la verdad, todo ya es diferente, reconozco que realmente he trascendido el dolor, porque  he aprendido a amarlo, a dejarlo ser, a darle espacio en mi inconmensurable corazón que todo lo sana. Muy probablemente seguiré encontrando capas de dolor a las cuales tendré que enfrentar con el imprescindible coraje, pero ya he integrado en mi vida la forma de transformarlo e ir sanando cada una de mis dolorosas heridas.

En este proceso de dolor interior, rápidamente vi el camino hacia la puerta de salida, o más bien, hacia la puerta de entrada a mi interior. Y reflexioné sobre todas las opciones que se utilizan habitualmente, pero que no son más que bálsamos para no afrontar el dolor cara a cara, y que yo,  tantas y tantas veces utilicé.

Ahora,  sé  de sobra que no queda más remedio que atravesar el dolor: es absolutamente necesario si queremos llegar a la calma que hay más allá de la tormenta, se necesita atravesar las nubes para  ver la inmensidad azul del cielo.  Huir,  o no afrontar con una clara visión, nos mantendría continuamente entre esas paredes, esas barreras mentales que hemos levantado y nos impiden ver más allá de las nubes y las tormentas.

A continuación clasifico las formas de relacionarnos con las emociones aflictivas. Las clasifico en tres apartados: estrategias inconscientes,  estrategias semiconscientes, y estrategias conscientes.

 

ESTRATEGIAS INCONSCIENTES

  1. ECHAR LA CULPA A LOS DEMÁS DE LO QUE NOS SUCEDE.

Tal vez, esta es la forma más común de relacionarnos con las emociones conflictivas. Nuestro mal sentir lo achacamos  a algo que ha hecho o han hecho otras personas, o debido a las circunstancias que parecen querer estropearnos el día. Este es un estado que proporciona cierto poder, pues sitúa en el tener razón por encima de los criterios ajenos.

Haciendo referencia a mi estado, sería atacar a mi marido arrojándole la culpa de mi malestar. Culparle por no darse cuenta que tengo un mal día y suponer que pretende fastidiármelo aún más.  Sentirme atacada por sus actos, o por sus no actos, aquellos que yo creo debería tener.  Es una actitud agresiva, en la cual el ego se fortalece, como si uno mismo siempre actuara de forma correcta.

CONSECUENCIA: enfado, bronca, o en el mejor de las casos, un ambiente tan espeso que estropea el día a uno mismo y los de alrededor.  Al final parte de la ira “te la comes con patatas” sin resolver nada, y parte de ella se la arrojas al otro con el consiguiente daño…

  1. EVADIRSE

Otra estrategia bastante común. Podría ir a dar una vuelta, encerrarme en mi habitación, ponerme a hacer algo que me entretenga… Se tapa la emoción. Es como poner una tirita en una herida infectada, al final la infección acabará manifestándose de alguna forma.

CONSECUENCIAS: Desconectar de las emociones acaba provocando otros daños, como la falta de empatía,  infelicidad, apatía, adicciones, etc.

  1. “TRAGAR CON TODO”

Es la estrategia de personas que sienten una total impotencia ante las circunstancias de su vida. También es la estrategia de la actitud del mártir ante los conflictos, “un pobre de mí”, pero con cierto orgullo de persona  buena. Persona buena por encima de los que no se comportan según sus expectativas, o persona resignada que sabe adaptarse para no molestar a nadie. Es el caso de la persona inhibida que siempre pierde para que los demás ganen. Esta estrategia denota una pobre o baja autoestima. En esta estrategia también se echa la culpa a los demás, pero de forma encubierta.

CONSECUENCIA: La ira se mantiene bien escondida por no permitírsela. Pero esta crece tanto que acaba somatizando en enfermedades varias. Otra consecuencia es la explosión cuando la persona ya no puede más y estalla como una bomba.

 

ESTRATEGIAS SEMICONSCIENTES

  1. DESCARGAR LA EMOCIÓN.

Lo califico de semiconsciente, pero en este caso hay formas de actuar semiconscientes, conscientes e inconscientes.

En su forma semiconsciente (la ira se arroja contra un objeto para así evitar dañar a alguien), es una estrategia que puede ser muy útil en emociones como la ira. Colocarse los guantes de boxeo y darle al saco hasta “quedarte muerto”. Hacer running como si te persiguiera un león. Salir a un lugar alejado y ponerse a gritar hasta quedarse desgañitado.

CONSECUENCIAS: Aunque por el momento, puedas quedarte más manso que un pajarito recién nacido, no transforma. Libera la energía pero no produce cambios, al cabo de cierto tiempo, que posiblemente incluso pueden ser horas o minutos, se vuelve a la carga. Si eres afortunado puede durarte días, pero continuarás en el mismo nivel de consciencia. Esto podemos comprobarlo en los  maltratadores, que descargan  toda su ira de forma violenta contra su pareja, para pasar a un estado de mansedumbre, seguido a no mucho tardar, de una explosión de ira descontrolada. Evidentemente, descargar la emoción contra una persona es el modo inconsciente de esta estrategia.

Existe una estrategia de descarga de las emociones utilizada por la Bionergética en la que se golpean objetos como un cojín y se grita con el objetivo de provocar una catarsis,  de entrar y descargar emociones profundas retenidas con las que la persona no logra conectar  y con el objetivo de realizar un trabajo para integrar, sanar y trascender las emociones aflictivas. En este caso, sería una descarga de las emociones de forma consciente.

  1. SER ASERTIVO

Siguiendo mi propio ejemplo, una persona que practica la asertividad sabría que el problema no está en la música o la persona,  sino en la forma de gestión del hecho. Sin embargo,  sin un nivel adecuado de autoconsciencia la ira quedaría bloqueada, como un bocado atravesado en la garganta, expresando amablemente entredientes la cuestión  para llegar al acuerdo civilizado. Es el tu ganas, yo gano. Todo perfecto, pero la ira puede quedar bloqueada o atascada, puesto que en muchos casos este ganar de todos  no fluye adecuadamente y los conflictos no terminan de resolverse. En la siguiente estrategia volveremos a mencionar la asertividad, pero integrada en un camino de conocimiento interior más profundo y consciente.

 

ESTRATEGIAS CONSCIENTES

  1. MEDITAR

Es la estrategia que seguí al sentir esta emoción de ira, que ha sido además la razón para escribir este post.  Y la estrategia que ha ido produciendo mi evidente transformación. Meditar fue lo que hice: sentarme a observar la ira, dejándola ser, permitiéndome sentirla plenamente, dándole espacio en mi inconmensurable corazón y dándome amor incondicional.

Seguramente se presentarán nuevos episodios de emociones conflictivas, porque las capas de dolor que cubren nuestra verdadera naturaleza son múltiples, pero de esta forma las emociones aflictivas como la ira, el miedo, los celos, el apego, la ignorancia… se van disolviendo para poco a poco,  ir sanándonos y dejando pasar a la superficie claros destellos del amor que somos.

A través de la mirada del meditador, la paz y la dicha embarga y la verdad se rebela. No son los acontecimientos externos los que conducen a un estado emocional, sino las capas que nos hemos formado alrededor de nuestro núcleo esencial y nos hemos tomado como identidad y verdad. Por ello, esta mirada del meditador, es un camino de autoconocimiento, de crecimiento y transformación constante.

Después de esta meditación, sí se puede utilizar la asertividad con éxito, además de sentir claramente el encuentro con un camino de transformación real.

Seguramente existen otros caminos conscientes, pero todos sin duda pasan por el desarrollo de la atención consciente, algo que la meditación, el yoga y el mindfulness  desarrollan. Caminos de autoconocimiento, del desarrollo de la atención plena a lo que acontece en el presente, y caminos que te conectan con la sabiduría interior, el Maestro que todos llevamos en nuestro corazón.

  1. ABRIR EL CORAZÓN

Abrir el corazón, es amar cada acontecimiento como un Maestro que apunta a tu interior, mostrándote algo que sanar. Abrir el corazón es adentrarse en el gran Misterio de la vida y confiar…

Sin duda, para abrir el corazón necesitamos de la meditación; la mejor herramienta para el autoconocimiento, por ser la más sencilla y la más directa al centro de la persona, al corazón humano, o lo que es lo mismo, al corazón del universo.

 

4 comentarios en “POSEÍDA POR LA IRA: UN CAMINO PARA DISOLVER LAS EMOCIONES AFLICTIVAS.”

  1. GRACIAS! Estoy totalmente de acuerdo. De nada nos sirve buscar la asertividad cuando por dentro está nuestro ego dando vueltas. Esto sólo sirve para de una manera solapada aumentarlo. Así que primero necesitamos realizar un trabajo interior de observación y aceptación. A partir de ahí comienza el verdadero trabajo con la comunicación asertiva. Todo lo demás parches más o menos duraderos. Namasté 🙏

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s